Mujeres

¿recuerdan cuando eran unas malcogidas?

hoy son un mortífero veneno

hoy crecen pervertidas satisfechas

lúbricas de lunes a domingo

eléctricas corruptas

felices como premeditada infamia

capullos que crecieron sin jardinero

les han salido espinas

les rezumban las abejas en los muslos

las lenguas medievales

dirán sobre su amor errado

cuán grave es la malicia del pecado

cuán violenta la fuerza de un deseo

uds. no respondan sino árdanse

acéitense la vida

hasta en las tardes rojas derrúmbense en las camas

sobre la hierba, sobre los fangos

a sacudir las hojas y desflemar la lluvia

como doncellas que a las cinco de la mañana

precisan manos de cuatrocientos muchachos

fieles al orgasmo con su incuestionable brevedad

porque hoy llevan consigo las flores, las sonrisas

las bolsas llenas de las monedas de los pobres

inventan al mundo sus pisadas

con el tum tum tum de sus fornicados pasos


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s