Rey

Vigoroso rey el que separa hijos de sus padres, el viento que no conoce los molinos.

Tú, que mamaste leche junto a buenas bestias, que reptaste y ascendiste como fumarola, que asignabas tierras y repartías hombres, que no dejaste doncella con su madre, que soltaste rienda, día y noche, a tu arrogancia.

Aprendiste pronto que el castigo, dotado de energía, certero como golpe de espada, es un administrador hábil.

Y sonríes, porque crees que no hay hoja que se mueva sin tu conocimiento.


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s