Vanishing Point

Hubo un día cuando saliste al campo y volviste lobo, para provocar y vencer en batalla. Tras cumplir rojos y blancos rituales, conociste mujer, tus manos amasaron pechos y caderas, una lengua husmeó en tu boca. Ya no hubo paz. Tu nombre se hizo varios y sudaste.

Arribaste a un punto sin retorno, ahora conoces todo lo que el hombre hace, conoces todo el odio de una mujer.


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s