Un rifle…

un rifle a lo lejos

una silueta de bolígrafo cerca

una cacha contra la nuca

y un dolor punzante al momento

y de pronto eres un perro más

junto a los camaradas

entre la jauría cuentas las bajas

lentes rotos, sangre en nariz y boca

ojos rojos, incertidumbre

moretones en las siluetas amontonadas

las multitudes se atraviesan

se acarrean  se abandonan

a la mente salamandra

y la suerte camaleónica,

las multitudes se trasquilan, creen

son vulnerables neuronas

fieles amantes de los ejércitos.

( uno no es lo que quiere sino lo que puede ser)

¿sirviente payaso o enemigo?

¿cuál es el límite de tu cadena?

¿sirves para el trabajo?

¿sirves para la idea?

O para una perezosa elegía

la engañosa línea entre prebenda y presencia

entre don y testimonio

y no es nariz roja contra aureola

ni mucho menos

este comando de vagales anómalos

apenas tiene para descubrir y describir

herramientas precarias y veloces

sin olvidar que a los lejos hay un rifle


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s