Humorismos tristes

I

Mientras toca Chopin el buen maestro,

(por arriba)

o el poeta neurótico recita,

(por abajo)

yo charlo con la hermosa señorita,

(por arriba)

en voz baja, del último siniestro.

(por abajo)

¡Y sufro mucho!… ¡Bah! Pero soy diestro

(por arriba)

en sonreír y en ocultar la cuita;

(por abajo)

mi tristeza es amarga, es infinita…

(por arriba)

mas ¡qué apacible regocijo nuestro!

(por abajo)

Estoy vencido al fin; cesó la lucha;

(por arriba)

yo quedo triste y ella indiferente;

(por abajo)

y entre tanto, burlona y sonriente,

(por arriba)

ella, en el fondo del salón, escucha

(por abajo)

del joven barbilindo el flirt corriente

(por arriba)

II

¿Que si me duele? Un poco; te confieso

(por afuera)

que me heriste a traición, mas por fortuna

(por adentro)

tras el rapto de ira vino una

(por afuera)

dulce resignación… Pasó el acceso.

(por adentro)

¿Sufrir? ¿Llorar? ¿Morir? ¿Quién piensa en eso?

(por afuera)

El amor es un huésped que importuna;

(por adentro)

mírame como estoy; ya sin ninguna

(por afuera)

tristeza que decirte. Dame un beso.

(por adentro)

Así; muy bien; perdóname fui un loco;

(por afuera)

tú me curaste -gracias- y ya puedo

(por adentro)

saber lo que imagino y lo que toco:

(por afuera)

En la herida que hiciste pon el dedo

(por adentro)

¿Qué si me duele? Sí; me duele un poco,

(por afuera)

mas no mata el dolor… No tengas miedo…

(por adentro)

III

Ya está: no tengas miedo de mi pena

(por detrás)

no me pondré en ridículo; precisa

(por delante)

fingir, y fingiré. ¿Ves? la sonrisa

(por detrás)

Acude a mi semblante y lo serena.

(por delante)

¡Vaya un ejemplo el tuyo!… ¿Magdalena?

(por detrás)

¿Te figuras que un Cristo se improvisa?

(por delante)

¿Qué te perdone así? Vas muy aprisa;

(por detrás)

cállate; es lo mejor, no estás de vena.

(por delante)

Y bien: me voy, termina tu tocado,

(por detrás)

no te alarmes, lo sé, no es de buen tono;

(por delante)

no volveré a llorar como he llorado;

(por detrás)

tú guarda tu maldad y yo mi encono…

(por delante)

¿Cómo buenos amigos?… Aceptado

(por atrás)

¿Qué quieres más?… ¿Perdón?… Pues te perdono.

(por delante)

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Humorismos tristes

  1. Marisol HS dijo:

    También me gustó, algo hay de cierto en esas palabras!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s