Andrés Neuman. No sé por qué

No sé por qué, poemario de Andrés Neuman, escritor argentino radicado en España, se compone de 30 poemas divididos en tres partes. Todos los poemas inician con el cuestionamiento “No sé por qué”, a partir de esta duda Neuman recorre situaciones de pareja, el transcurrir, la poesía y la lengua. Esta selección recoge 15 poemas, cinco por cada sección, eso significa que puede leerse la mitad del libro.

¿Uno?

No sé por qué venero la pornografía

esta mansa costumbre del salvajismo ajeno

cuando contemplo el placer en los otros

mi parte fugitiva se complace

en espiar al que no soy

en fornicar sin mí

veo películas

perversiones caseras

estoy feliz de estar aquí con nadie

**********

No sé por qué tus pies me interesan más

a medida que vas envejeciendo

tus pies como los míos nunca bailan se pisan

y tienen dedos tontos y algún callo rebelde

tus pies me gustan porque los reconozco

porque nos tropezamos juntos

porque quererse es un estado de torpeza

**********

No sé por qué fumar me encanta

el humo quema el idioma

las urnas funerarias son grandes ceniceros

mi madre se llevó en el bolso su cáncer de pulmón

me desprecio cada día por no salvarla en mí

¿estaré desprendiéndome

hacia el lugar de nadie donde solamente

quedan seres precarios

que la cuidan fumando arrepentidos?

**********

No sé por qué nos miramos perplejos

cuando nos acordamos de algo que hicimos juntos

la memoria discute su memoria

toda experiencia trae cambios de cara

porque el yo tiene gajos

porque el tiempo es un reset

y de pronto alguien dice ¿te acuerdas?

entonces nos miramos

intercambiamos ruidos luces

y comprobamos lo impensable

eras yo eras tú

**********

No sé por qué nos reímos cuando hacemos el amor

¿será que nos divierte nuestro empeño

las caras que ponemos las posturas

la torpeza al desvestirnos?

ahí vienen las cosquillas la burla que nos hace lo sublime

la fiesta de saber que siendo poca cosa

rozamos con la punta del pie un paraíso

¿Dos?

No sé por qué confundo mi impaciencia

con la lentitud de las cosas

¿esa hoja de ahí

tarda en caer

porque la gravedad es perezosa?

voy a morirme mañana pasado como mucho

la hoja todavía no habrá tocado el suelo

**********

No sé por qué me río si me consta la muerte

su patada su olor

primera hipótesis

reírse es un método exorcista

segunda hipótesis

la risa es un buen truco

para que el cadáver desaparezca del escenario

tercera hipótesis

reírse

es agradecimiento

celebración de los ausentes

que alguna vez también se divertían

**********

No sé por qué se empeña

en desplazarse con el sol

goza

un instante

tirita

mira a su alrededor confusa

y da otro paso

para cruzar la línea de la luz

lagartija

compañera manchada

tatuaje en tierra

¿me enseñas a insistir?

***********

No sé por qué veré una cerradura en este vaso

que vacío para abrir alguna cosa

con el último sorbo de las ganas

mi garganta gira y gira

ganas de tener sed no de saciarme

**********

No sé por qué los besos

se me quedan en la jaula

sin alcanzar la hora el apetito

mal banquete

cenar fantasmas

masticar sombra

¿Tres?

No sé por qué ponemos comas

las palabras razonan entre sí

se agrupan como células

la sintaxis no es un plan

es una red una pulsión combinatoria

hay algo funcional en el azar

hablar es eso

**********

No sé por qué se dice que la música es abstracta

pobrecita qué horror ¿pura?

reducimos el cuerpo a su radiografía

la música es muy concreta

tiene su afinación timbre volumen

está hecha de cambios sobresaltos síncopas

la componen personas que tosen que defecan

la tocan seres calvos con dolor de espalda

la escuchamos nosotros que somos milagrosamente feos

que somos todo oídos

***********

No sé por qué llamamos femenina a la intuición

¿la mujer no razona? ¿no escuchamos los hombres

la cuerda invisible?

declaremos

ciencia al don intuitivo

con un casco de combate en la cabeza

un microscopio ardiendo entre las manos

*********

No sé por qué contesto correos electrónicos

con avidez de náufrago como si alimentaran

dedico más tiempo a los desconocidos

que al sexo oral o al sol o a contar chistes

se me ocurre un epitafio

“escribió que no estaba porque estaba escribiendo”

deberíamos vernos festejar cumpleaños subir una montaña

repartirnos la muerte que pesa menos

sobre varias espaldas

**********

No sé por qué no sé

mejor que conocer es ignorar dos veces

hagamos un trato señora poesía

le cambio sus asombros por mis dudas

Tomados de:

Neuman, Andrés. (2012). No sé por qué. México: Textofilia.

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en Selección. Resto del Mundo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s