Olvidar que ahora es un hábito, volver al hambre de la vez primera, a la duda.

Ella como tarde nos oculta el sol y se repite a diario. Viaja en cualquier lado, cómoda y fácil salta y cambia. Corre por las pistas que la intermitencia y la ubicuidad le entregaron. Aborda vagones vacíos en estampida, Un tren que marcha sobre nosotros, hace polvito nuestros mejores años y sigue.


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s