Húmeda

La burbuja resbala aunque usted insista en decir que flota, no mienta, sentí sus restos entre mis dedos, probé su perfume, escurrió de la palma hacia el brazo y la burbuja era húmeda en su muerte, como el que resbala, no como el que flota.


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s