Mañana

y transcurre la llama que se riega

prende solo

incinera alrededor alumbra

pira de nombres papeles basura

pasó por las baldosas de la frente

abrigó, generoso, nuestras huellas

por lugares que ahora atardecen

calles por donde el desierto se cuela.

tras el sucedáneo de incendios quedan

en urnas escasas cenizas

del hambre del fuego la virtud del pie;

como sueño diurno que camina

mañana es un bien que no es nocivo


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s