Florencio López Osuna

Osuna

En la imagen aparece Florencio López Osuna, delegado al CNH de la escuela de Economía del IPN y único orador que pudo pronunciar su discurso en la Plaza de las Tres Culturas el 2 de Octubre de 1968. La foto fue tomada en el sótano del edificio Chihuahua y apareció como portada del número 1310 del semanario Proceso. La serie de fotografías publicadas en esa edición llegaron de manera anónima a la corresponsal de Madrid y recorrieron distintas latitudes del planeta como muestra de la acción represiva que “dio fin” al movimiento estudiantil. Dos semanas después de su publicación, el 20 de diciembre del 2001, López Osuna apareció, en circunstancias sospechosas, muerto en un hotel ubicado frente al Museo del Chopo.

De la foto pueden deslindarse algunos hechos ahora ya documentados, la presencia del ejército y del “Batallón Olimpia” en la matanza, que como se ha declarado utilizaba un guante blanco en la mano izquierda para identificarse (como se aprecia en el hombre ubicado a la derecha de la foto), además evidenciar la violencia con la que eran efectuadas las detenciones de los estudiantes, al fondo se aprecian algunos de ellos con las manos en alto. En el centro Osuna, la expresión de su rostro denota dolor, miedo por los golpes recibidos, pero también una tristeza, tal vez resignación ante la muerte.

López Osuna en el momento de su muerte desempeñaba el puesto de sub-director en la vocacional 5, emprendía una cruzada en contra de los grupos porriles, mismas organizaciones que en 1968 sirvieron como grupos de choque del gobierno de Díaz Ordaz y que en la actualidad siguen subsidiados por grupos políticos; organizaba junto con otros miembros del CNH la creación de una comisión de la verdad que exigiría la apertura de la documentación oficial acerca del movimiento y el enjuiciamiento de los culpables.

Según la versión de algunos testigos, López Osuna llegó a un bar de la colonia Santa María la Ribera alrededor de las 12 de la noche, después de asistir a una entrevista y a una cena con otros miembros del CNH, cerca de las cuatro de la mañana salió acompañado de una mujer e ingresó al hotel “Museo”. La mañana siguiente el botones tocó a la habitación 309 para avisar el vencimiento del alquiler, al notar que nadie respondía usó la llave maestra, encontró el cuerpo de Osuna recostado en la cama, una cerveza a la mitad y una agenda negra sobre el buró; no se supo en qué momento la mujer abandonó el hotel.

Osuna sobrevivió la noche del 2 de Octubre, las golpizas y torturas en el campo militar número 1 y una estadía de 2 años y medio en la cárcel de Lecumberri, pero no sobrevivió a una congestión de vísceras; que Osuna apareciera sin vida 18 días después que la fotografía mostrándolo joven, desnudo y golpeado, recorriera el mundo no dejó de generar suspicacias. Para Ana Rodríguez, otra de los dirigentes del movimiento: “Éste es otro crimen, porque no se puede explicar una muerte así a dos semanas de la publicación de las fotos que comprueban la existencia del Batallón Olimpia. Florencio era un testigo importante y su muerte es como un mensaje: estense quietos”.


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en Chambritas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s