Suelto

I

naces húmedo hecho berrido

ya eras sencilla adivinanza

al tiempo

trompo barrigón sin hilo sin mariposa

yo-yo haciendo el dormilón

roto, cruel e impelido

II

y así una primera vez

se siente necesidad

ésta se inocula

inicia en los hormigueos

se busca un lugar aparte

y en silencio

se sacia el hambre

con un eco que en ocasiones aún se basta

III

la mansedumbre

del momento exacto de las pieles

y conoces

ante tus ojos

la plastilina de una cadera

las piernas tiemblan

te desbarrancas

tejes hilos

para los enredos

redes que sustentan con posibles

dulces cunas

el afán despeina dunas

pasea sin respetar semáforos

acude sin memorándums.

sostiene con tibieza las tardes

pero a pesar del vientre propicio

se desparrama

como ahora

la seguridad de las piernas

noto en su perfume la bilis la tortura y los nervios

que comienza un destello

de un cuerpo que se encendió

como cabeza de cerillo

(carcomido, huidizo)


Óscar Muciño

https://thesolipsta.wordpress.com/about/

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s