Franz Reichelt, inventor y sastre

El sueño en ocasiones es sólo un empecinamiento fervoroso que acaba con nuestra vida.

Ejemplo: Un sastre, el checo Franz Reichelt, quien ha diseñado a pura intuición un traje para planear por el aire. Es el 4 de febrero de 1912. Está parado en el primer nivel de la torre Eiffel colocándose su traje paracaídas, ha engañado a la policía haciéndoles creer que como otras veces que ha pedido permiso, lanzará un muñeco de prueba, son tiempos de inventores locos e improvisados que buscan la fama y a veces llevarse unos billetes. Franz, quien durante su estadía en Francia cambió su nombre por Francoise, ha desatendido todas las súplicas y razones de sus amigos, quienes le incitan a recapacitar y probar con muñecos hasta estar más seguro del funcionamiento de su invento. Se niega, está convencido que un monigote inanimado no puede maniobrar su invención. Debe probarla él mismo. Abajo esperan los periodistas a los que ha convocado para que den cuenta de su exitosa hazaña. Salta.


Óscar Muciño

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en Chambritas, The Solipsta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s