Profeta, sabio y sacerdote

3unguentos

Tras el rito del baño  

ya seco, en boxer,

me aplico tres ungüentos:

(de variado precio)

uno para mi pie de atleta,

otro para el olor de mis axilas,

el tercero para humectar mis piernas,

mi rostro y mis brazos.

Cada mañana me limpio para ungirme.

No permito que mi hedor respire

ni que habite espacios.

Me fajo la camisa y salgo

oliendo a una esencia

que me es ajena.

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s