Poema

Estado beatífico en la franja habitable.
Sin estricto entendimiento.
Hablo de mí.
Desde ahí lo hago mejor.
Desde ahí me hago responsable.

Este altavoz para los fracasos.
Donde el para refiere al tiempo la preposición y el verbo.

Como niño al que lo visita su madrina en la escuela.
Excitado parlanchín y acelerado.
Manojo de nervios.

Y ves envejecer a la gente que idolatras, pero decides no envejecer como ellos.

Anuncios

Acerca de TheSolipsta

El hombre solitario como la campanada de la una
Esta entrada fue publicada en The Solipsta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s