Archivo de la categoría: The Solipsta

Isolda

cuántos kilómetros cuántos sexos separan la época glacial el misterio entre tú y yo solamente vino el deshielo de sí mismos corriendo en todas direcciones los osos se libertaron eran flores entierra mi actitud como una nube detrás de la … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

Summertime

La vida se divide en tiempo de trabajo y en tiempo de ocio, sudor y descanso, esfuerzo y remanso, y ambos lados de la existencia tienen sus cantos, sus ceremonias. Porque la labor cuando se acompaña de la voz, porque … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

Del sentimiento de ridículo en el amor…

  Cuando estamos decepcionados amorosamente nos sentimos disminuidos en dignidad, nos sentimos ridículos y cómicos, porque esperábamos ser dignos de un valor que nos desprecia o que simplemente no se nos es otorgado. Estamos en una disposición anímica para recibir … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

Esto que ahora digo…

Esto que ahora digo estoy seguro que lo he dicho en otro lado. Y porque no alcanzo a balbucear algo distinto lo repito. Tengo un amigo que repite las palabras hasta dejarlas sin sentido para que surja en ellas uno … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

I.D.

  Tengo más de 30 años. No llevo un rumbo. He escuchado poco he leído menos. Los renglones que escribí fueron desechos. Siempre preferí la forma francesa a la profesional. Siempre preferí el cuadro grande al cuadro chico. Nunca me … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

Cebolla

  No te había pensado cebolla. He cortado muchas fijamente, con atención, en pequeños trozos o en rodajas, y no te relacionaba con ellas. No eres tan blanca que en tu piel resalten venas. Ni tu olor es penetrante. Tienes … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario

Rombos

Tu cuarto era un rectángulo, tu cama estaba junto a una ventana con persianas, un edredón y debajo una cobija de los cowboys, tu cama con un camastro debajo. El piso alfombrado. Desde tu habitación sin dificultad se observaban los … Seguir leyendo

Publicado en The Solipsta | Deja un comentario